BLOG

¿Por qué es importante proteger a tu perro de la leishmaniosis especialmente en Otoño?

La leishmania es una de las enfermedades con mayor incidencia en la zona donde residimos (Comunitat Valenciana) , ya que es una zona donde este pequeño insecto tiene unas estupendas condiciones para su proliferación.

La leishmania no se transmite por contacto entre perros u otros animales, necesita de un vector de transmisión  (algo que transporte el protozoo de un huésped a otro de manera directa) ,que en el caso de la leishmania es el flebotomo, que es un tipo de mosquito.  Y al tratarse de un tipo de mosquito tenemos la tendencia a asociar su mayor presencia con los periodos de mayor calor y mayor proliferación del mosquito (por ejemplo “tigre” o el común que nos amargan las noches de verano), pero los ciclos de reproducción y vida son diferentes.

No obstante el verano no es la época del año con mayor incidencia de flebotomo, ese momento del año es el OTOÑO, cuando el flebotomo tiene una mayor densidad poblacional.

Es por ello que te recomendamos que no bajes la guardia los meses  de otoño: septiembre, octubre y noviembre y sigas con tu dinámica habitual de lucha frente al flebotomo con las pipetas que protegen frente a éste o con tu pauta anual de vacunaciones frente a est parásito. 

Síntomas de la leishmaniosis

La leishmaniosises una afección que cursa en el cuerpo de tu perro con síntomas de afección de múltiples órganos y sistemas.

· A nivel dermatólogico, se presentan alopecias y problemas de caídas de pelo,  con un pelo excesivamente fino , apagado y sin vida.

· Si el tamaño de las uñas de tu perro crece más de lo habitual y estas además adquieren  una pinta picuda o puntiaguda, que podríamos llamar de pico de loro, y algo más quebradizas estás ante otro síntoma.

· Al entrar el sistema inmunitario de tu perro en lucha contra el nuevo parásito, hace que los gánglios linfáticos y se dan síntomas como apatía, falta de apetito, fiebre, adelgazamiento y atrofia múscular.

·También pueden aparecer problema de tipo ocular, como inflamaciones de los parpados , caída de pelo alrededor de los ojos (ojos de payaso), conjuntivitis, etc..

· A nivel de los órganos internos,  se pueden dar síntomas como la glomerunolefirtis, proteinuria o insufciciencia renal. Problemas digestivos que se muestran con diarrea (bien con o sin sangre) y vómitos.  El aumento del hígado y el bazo con su consecuente disfunción de ámbos también son otro de los síntomas.

· Por último una cojera o dificultad para andar , especialmente en cuartos traseros también puede ser otro de los síntomas de que tu perro puede tener leishmaniosis.

 

Marca enero-febrero en rojo en tu calendario de visitas al veterinario.

Ahora bien que tu perro sea diagnosticado con Leishmaniosis , no implica necesariamente que sea una sentencia terminal. Los avances cada  vez  más contundentes de los diferentes tratamientos veterinarios y sobre todo un descubrimiento de la enfermedad temprana , hace que tu perro diagnosticado con leishmania, tenga un esperanza de vida similar, a la de cualquier perro que no esté afectado por ella.

Dado que la mayor incidencia poblacional del flebotomo se produce en estas fechas y de manera bastante evidente bajamos las precauciones que si establecemos mayormente en la época de verano , es importante que acudas con tu perro a tu veterinario para realizarle un test rápido o prueba para detectarla a tiempo y minimizar los posibles efectos en el organismo de tu perro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *